Negocio cervecero: un bello camino de esfuerzo

En Chile consumimos cerca de 46 litros anuales per cápita de cerveza. Esto significa que, si sumamos todos los litros de cerveza que se consumen en un año en Chile y lo dividimos por la población total, cada persona se toma 46 botellas de un litro al año. No es poco, pero no estamos en los top tomadores de cerveza. De hecho, en Venezuela es aproximadamente el doble. Sin embargo, y pese a no ser el top cervecero en volumen de la región, se pueden ver nuevas marcas y nuevos negocios todos los meses. Desde anónimos jugadores locales, pequeños productores de gran esfuerzo y constancia, hasta nuevas marcas extranjeras traídas por importadores y comercializadores. Esto se debe a que hay mucho interés y ganas de probar cervezas. Además, la ocasión de consumo está muy arraigada a nuestro diario vivir. Pensemos en el asado de fin de semana o el happy hour con los de la oficina. Son buenas noticias para los que piensan en invertir, o comenzar un negocio relacionado a la cerveza. Sin embargo, el camino es largo y complejo, pero también es emocionante.

En general, las personas que se meten al negocio parten del hobbie. El cervecero casero o homebrewer que tiene ganas de dedicarse a hacer cerveza comercialmente hace la transición rápidamente, subiendo su capacidad productiva, diseñando etiquetas y creando el fanpage de facebook. Lamentablemente, en muchas ocasiones, se da cuenta rápidamente que es un negocio como cualquier otro y requiere de una planificación financiera y un plan comercial. Aquí es donde entran a jugar sus competencias personales, su capacidad de ponerse de pie luego de perder una producción completa o la capacidad de adaptarse a las necesidades del mercado con humildad y visión comercial. En mi experiencia personal, lo importante es meterse de lleno, con mucha pasión y humildad, y ser paciente, porque los negocios productivos son de lento crecimiento y difíciles de administrar.

Este es un buen momento de comenzar a trabajar con negocios de cerveza. La categoría se posiciona, el consumo crece y estamos viendo nuevos bares que apalancan a las grandes marcas. Vienen nuevas inversiones y novedosas cosas en la industria de cerveza, sobre todo este último trimestre, que es el más movido del año.